domingo, enero 31, 2010

Antisocial



oy más que nunca me siento feliz de considerarme un antisocial. Cada vez que leo los comentarios de unos y otros me niego a ser parte de la visión de realidad que está primando en el Chile de hoy. Volvió el absolutismo, el dogma radical, la ceguera, la incomprensión, el odio. Me veo obligado a estar en desacuerdo con el desacuerdo sin fundamento, del mismo modo que me veo obligado a ser parte de esta sociedad de extremos irreconciliables; habré de vivir entonces en mi realidad paralela y entraré al mundo real sólo cuando sea imprescindible, si es que la sociedad se niega a ser racional e insiste en convertir todo en blanco contra negro. ¿Acaso no quieren darse cuenta que esto no es más que una escala de grises?

Hoy más que nunca la sociedad chilena se ha convertido en el fiel reflejo de la irracionalidad. Si no eres de los míos obligatoriamente eres de los otros y por tanto, mi enemigo. Si no adhieres a mis postulados eres un tarado sin valor, pero cuando decides cambiar te transformas automáticamente en alguien inteligente y que vale la pena (y viceversa). Lo más triste de todo es que esto no está supeditado exclusivamente a la política, hoy todo es extremismo. Si no eres católico, eres anticatólico; si no carreteas, eres un amargado; si no te interesa la tecnología de última generación, eres un anticuado. Y esta misma visión de sociedad nos lleva al paso siguiente de la irracionalidad: la violencia. Cuando yo estaba en el colegio y había problemas, íbamos en patota a 2 cuadras y se armaba una pelea entre los dos que estaban en desacuerdo, y al día siguiente aquí no ha pasado nada; hoy los niños se agreden con armas blancas o contusas, y luego los amigos en grupo agreden al rival (el famoso bullying). Y que ni se te ocurra comentarle algo así a los padres del agresor, que de seguro te golpearán o apuñalarán entre ambos. Los ladrones ya no roban exclusivamente, ahora roban, destrozan, agreden. Si llegas a darle un topón con tu vehículo al que va adelante, apróntate a que te tapicen a garabatos, y deja abierta la puerta de tu auto por si el otro se baja con un fierro para descargar su ira sobre ti o tu auto. Y así suma y sigue.

¿Qué pasó, dónde está el punto de inflexión que nos llevó a esto? ¿Qué pasó con la disciplina, con el respeto, con la tolerancia? ¿Acaso todo esto es culpa de “la sociedad”? ¿Y acaso no somos nosotros mismos “la sociedad”? ¿O tal vez sea “el sistema”? ¿Y por ventura no somos nosotros quienes creamos y sustentamos “el sistema”?

Los responsables del presente que estamos viviendo somos nosotros, quienes seguimos manteniendo una visión obtusa y obsoleta de sociedad. No somos unos contra otros sino todos juntos pero con visiones y misiones distintas, no somos buenos contra malos sino humanos imperfectos con virtudes y defectos, no somos tarados ni inteligentes sino individuos con capacidades y falencias diversas. Somos simples personas obligadas a compartir el pedazo de planeta que nos tocó, y será más agradable en la medida que nos respetemos. Mientras ello no suceda, seguiré entrando al mundo real sólo cuando sea imprescindible. Saludos sangrientos.

Etiquetas:

3 Comments:

Blogger Víctor Hugo said...

Todos somos parte de esta sociedad... que tiene cosas buenas, otras no tan buenas y otras definitivamente malas.... Ahora los cambios políticos generan y provocan pasiones que poco a poco van a ir pasando. Lo que sí hay que tener presente que esta es una sociedad mucha más individualista que hace unos 20 años.... menos solidaria.... mas materialista... Y bueno eso se puede cambiar, no es estático.

saludos!
vh

9:33 p. m.  
Blogger Clo... LA VILLANA said...

Oie, concuerdo con lo que dice Victor Hugo, como sociedad nos estamos volviendo cada vez mas individualistas y materialistas...Eso nos vuelve intolerantes e irrespetuosos, obvio. Pero eso se soluciona fácilmente: No siendo parte de esa "sociedad" que tu nombras, hon.
REVOLUCION! jijiji

11:28 p. m.  
Blogger Sabina Atalaski said...

Cómprate una isla puh Bloodie y ahí te desconectai de la realidad... jajaja

No pasa ná. Yo, con todo lo pasional que me pongo con esto de la política, aún creo que tenemos más pega que la xaxu por hacer para crear más conciencia social.

Yo discrepo de esta parada tuya (obviamente respetando la diferencia entre tu pensamiento y el mío). La he escuchado demasiado últimamente y (no es tu caso) de gente que no está ni ahí con el prójimo... entonces!... no me vengan con weás.

El mundo es lo que hacemos de él TODOS nosotros. TODITOS.

Un beso.

11:33 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home