miércoles, octubre 31, 2007

Historia de Sangre© : reforzamiento

Primero que todo quería contarles que tengo internet en pana durante dos o tres semanas por un problema con mi compañía, por lo cual los post y mis visitas a sus blogs no tendrán la frecuencia de antes por lo menos por este período.

Veo que al parecer no me pescaron mucho con la locura de mi novela. Pues bien, dado que soy más porfiado que todos ustedes juntos, ahora voy a dejarles el prólogo de mi texto para tentarlos y que se vuelquen desesperadamente a pedirme el dichoso libraco para engrosar vuestra biblioteca de futuros clásicos. Recuerden que la amenaza sigue en pie: libracos autografiados y tomatera para la entrega (Y EL PAGO, OBVIO...). Feliz Halloween y saludos sangrientos...


Prólogo

El viejo profesor estaba terminando su clase. Llevaba años enseñando en la misma universidad. Muchos pensaban que era parte del inventario de la casa de estudios, pues estaba ahí desde antes que cualquier otro profesor o funcionario. Sus clases eran bastante densas por la complejidad de los temas que dominaba, pero su gran conocimiento le permitía entregar a los alumnos la información necesaria y de un modo que, luego de un tiempo prudente de maduración, era útil y comprensible para su futuro.

El viejo profesor… muchos le decían “el viejo”, pero a sus espaldas. Pese a su aparente avanzada edad, su presencia imponía demasiado respeto. Era cierto, se notaba el paso de los años, aunque nadie sabía su edad (y no se atrevían a preguntar algo así); pero sus más de dos metros de estatura, más de ciento quince kilos de peso, su larga cabellera y su falta de abdomen abultado, era más que suficiente para mantener a raya al capitán del equipo de rugby y al de lucha olímpica juntos. Además, su mirada espantaba al más valiente: sus ojos verdes y la expresión seria y dura al mirar alejaban a los bromistas y a los que preguntaban por preguntar.

A los sesenta minutos clavados de su llegada al auditórium, el viejo profesor dio por terminada su clase de ese día. Algunos aplausos (que detestaba) cerraron su intervención. Luego de ello vino el esperable barullo propio de la salida de los más de cien jóvenes presentes en su exposición: ellos sabían que las clases del “viejo” eran preguntas seguras en todas las pruebas del año, y una parte más que respetable de los exámenes de primera y segunda oportunidad. Por otro lado, muchos de los conocimientos del profesor no estaban en los libros, por tanto era imposible arriesgar tanto al faltar a sus clases o no tomar buenos apuntes.

Cinco minutos después el auditórium había quedado vacío. El viejo profesor guardaba su computador portátil y el proyector… aún recordaba cuando daba clases con la vieja máquina de diapositivas con sus carros redondos llenos… y cuando daba clases con la máquina de carros rectos… y cuando daba clases con esos viejos modelos anatómicos de cadáveres de muertos no reclamados… y cuando daba clases con modelos pintados en tela por artistas altruistas que regalaban su trabajo a los médicos del futuro… y cuando enseñaba de pueblo en pueblo a los barberos para que supieran qué hacer frente a alguna emergencia cuando el médico no estuviera, antes de llegar a la universidad… Pero también recordaba cuando no enseñaba, cuando su vida estaba dedicada a sí mismo, cuando su responsabilidad era nada, y sus pecados muchos y repetidos… tal vez por eso había construido esa universidad, para purgar en parte sus culpas… no, a todos podía engañar pero jamás a sí mismo. Esa universidad era la mejor pantalla para seguir con su vida real, para seguir saciando sus instintos que eran la base de su vida. Esa universidad que estaba situada al lado del castillo donde vivía había sido parte de su morada original, y por sus características era el lugar indicado para ocultar su secreto. Esa universidad albergaba su pasado y sus memorias. Esa universidad fue su primer castillo… cada clase que daba era un cúmulo de recuerdos que llenaba su espíritu. Cada auditórium, cada sala, cada oficina, todas y cada una de las habitaciones habían sido sus creaciones… cada piedra de los cimientos había pasado por sus manos… cada detalle había nacido de su cabeza… y más aún, cada material había pasado por su conciencia antes siquiera de haber formado parte de su proyecto…

Etiquetas:

7 Comments:

Blogger Princesa Dariak said...

Feliz Halloween Dr. Blood.
El prologo de su historia parece muy interesante...
Exitos con la promociòn.

abrazos de luz.

10:10 p. m.  
Blogger Don Chere® said...

La verdad estoy en deuda acá contigo..hace tiempo que me comprometí a comprarte el libro y todavía no cumplo...mucha pega, se me olvida...no es mala onda.-

Cuídate.-

12:38 p. m.  
Blogger Vero said...

Siento mucho lo de tu internet, me imagino como te sientes porque un bloguero sin internet es como un perro sin su cola, como un dedo sin su uña, como un barco sin su capitan, como una lady sin su lord,como futbolista sin pelota o como un censurado sin su censurado. Pero tranquilo, me preocuparé del receso mundial del internet hasta que vuelvas para que no te pierdas nada bueno.

Besos sangrientos.

p.d. estoy atenta al lanzamiento-tomatera.

6:12 p. m.  
Blogger Luis Alejandro Bello Langer said...

Te entiendo lo de la "pana"...hace no mucho estuve cinco días en lo mismo por causas similares (aunque igual hace tiempo que no pasas por el comando de campaña). Que te vaya bien con la promoción de la novela. Saludos cordiales.

4:29 p. m.  
Blogger Cristian said...

Viejito, ya sabes que quiero uno. Bendiciones.

9:58 p. m.  
Blogger = / enzo / = said...

Parece más que interesante el libro, (por el prólogo), espero que soluciones lo de internet rápido.
Saludos.

2:04 p. m.  
Blogger Águila libre said...

Hola Blood: vaya, vaya, me deaparezco un rato y ya hay promosión del libro. Bien, felicidades, me alegro mucho.

Estoy super corta de plata en este mínuto, por eso no me comprometo en público, ya lo hablaremos por correo, pero si me anoto altiro al lanzamiento.

Otra sorpresa que me acabo de llevar es lo del Club, no entendí bien que onda, pero ya me contarás con más detalles.

Un abrazo gigante,

Pay

2:14 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home