domingo, diciembre 14, 2008

Dolor egoísta

Como ya algunos saben estoy pasando un momento bastante doloroso en lo personal luego de terminar una relación de pareja de diez años, por motivos que no viene al caso ventilar. Han sido días demasiado complejos para alguien como yo, que lleva una máscara de dureza y seguridad frente a la vida (que no me sacaba ni para dormir), y que de un día para otro se ve enfrentado a sí mismo sin dicha careta, y se da cuenta que es más débil emocionalmente que muchos de aquellos que buscaban mi apoyo y mi consejo en las mismas (o similares) circunstancias.

En esta semana he pasado por varias etapas, casi todas propias de cualquier duelo. Me he visto enrabiado, llorando, dando lástima (discúlpenme aquellos a quienes he hecho comentarios con el simple fin de obtener una frase de apoyo ya sea por feisbuc o por algún blog), en fin, reintentando poner de nuevo la careta en su lugar para seguir con la vida lo mejor que se pueda dentro de mi ya revelada labilidad emocional.

En este devenir virtual arrastrando la calavera tras de mi, me he encontrado con muchas historias que me han conmovido, y hasta congelado, y me han llevado a plantear lo egoísta que ha sido en mi caso el dolor que siento. Encerrado en mi pena he olvidado que mi ex pareja (qué terrible suena decirle ex a la mujer que me acompañó en esta vida por diez años, y junto a la cual crecí como persona y llegué en parte a ser lo que soy hoy) debe estar pasándolo tanto o más mal que yo; he sabido de amigos que están pasando por rupturas más complicadas que la mía al haber hijos de por medio y una familia establecida; he conocido seres humanos que han perdido parte de sus capacidades físicas pero pese a ello siguen siendo tanto o más personas de lo que eran antes; he visto iniquidades legales que afectan la imagen pero no el fondo de la gente; he visto la pena de muchos quiebres menores pero que también son capaces de trastocar la vida de dichas personas.

Pero lo que más me ha impresionado es el dolor de una mujer, de esas con mayúsculas y todas sus letras. Ella pasó por una de las pérdidas más dolorosas que una madre puede vivir al perder un hijo en su vientre. Esta mujer fue capaz de compartir su pena y su dolor con muchos de nosotros, tal como lo ha hecho con sus alegrías y logros. Y ahora esta mujer, de esas con mayúsculas y todas sus letras, nos da una lección de entereza inigualable al darle un nombre a su hijo no nato, Gabriel, y al decidir llevar en su piel el recuerdo de este hijo, demostrando que pese a que aún duele y que jamás lo olvidará, es capaz de seguir viviendo por ella y los suyos.

Sé bien que cada cual vive el dolor a su modo, según su personalidad y la historia y experiencia de duelos vividos; pero al encerrarme a mirar mi tristeza se me olvidó que el resto del mundo sigue viviendo, sufriendo, pasándola mejor o peor que yo, y a cada instante. Y por eso me duele más mi dolor: por lo egoísta que he sido al olvidar que todos sufrimos.

Para terminar esta amarga y algo inconexa entrada, les dejo nuevamente mi cover de She, dedicado a todas aquellas mujeres que llevan con orgullo el título de mujeres, empezando por mi ex pareja, Jessica, y por mi amiga Sabina, madre de Gabriel. Saludos sangrientos.

She


PS: me comprometo a grabar este cover más adelante con todos los recursos disponibles para que quede de excelente calidad, y así hacer honor a todas las mujeres que se lo han ganado.

Etiquetas:

17 Comments:

Blogger Machelita said...

Jorge (porque esto no lo escribió mi Doc), me has dejado sin palabras...

Se me agolpan las emociones en el alma y las ideas en los dedos...

Cuando nos hundomos en la pena caimos en un pozo oscuro... es normal quedar un poco ciegos en ese momento, luego se nos acostumbran los ojos a esa oscuridad y empezamos a ver donde estamos, podemos ver algo de luz, vislumbrar una salida,... y así seguimos, avanzamos, hasta poder salir del pozo.

Egoista tu dolor? no, no lo es, el solo hecho de que puedas "ver" y sentir el dolor de la Sabinita lo demuestra (palabras hacia ella que comparto plenamente).

Dicen que través del dolor se crece, puede ser, pero hoy, más que nunca, creo que éste también puede acercar a las personas...

Un fuerte abrazo.

2:45 a. m.  
Blogger MentesSueltas said...

Estoy en este momento, a la distancia, sin conocerte personalmente, pero teniendo ganas de abrasarte y brindarte mi apoyo.

Sólo el tiempo curará tu dolor...

Mi mejor energia, MentesSueltas

5:01 a. m.  
Blogger Sabina Atalaski said...

Mi Jorge... mi amigo... todo al privado en un rato más, porque si te escribo ahora...

Eres liiiiindo, mucho más de lo que nunca imaginé y conocerte sin esa careta (que honestamente no me gustaba tanto), ha sido maravilloso.

Mil abrazos a tí y a Jessica (si es que lee esto).

1:12 p. m.  
Blogger Victoria Lantter said...

Traté de no escribir... no pude.
Ya has ventilado bastante, no sé si eso es bueno o malo, lo que sé es que el dolor DEBE ser siempre el camino del nuevo yo, más fuerte, más real, más fortalecido.
Cuando uno aprende a vivir el dolor, aprende con ello a vivir la alegría, a concho, que siempre viene después de la tormenta.

1:44 p. m.  
Blogger M.Roberto said...

Siempre lo dije, eres un egoista de mierda xd.

Hablando en serio, lamento lo que estan pasando con tu Ex chica (si, suena fuerte eso, es extraño) pero no me cabe duda que este era un proceso necesario de vivir para ambos... no sè... tengo esperanzas en ustedes. Animo, y nada que agradecer ni decir de mas.

Bueno tu sabes, yo estoy desecho, pero como me vez y me veras... ahi dando apoyo a otros, preocupado por como estan, dando aliento y que se yo... lo que se pueda. Quizas es mi forma de medicarme.

un abrazo, animo y nada.
todo pasa por algo.

1:48 p. m.  
Blogger C.G. said...

Para Sabrina un gigantesco abrazo...
Se lo merece...

¿Y para ti?
Pues ya lo sabes...

2:05 p. m.  
Blogger Bitter said...

Me has dejado sin palabras, uhmmm a veces es dificil saber como reaccionar o que decir en estas situaciones, hmmm, si es reciente no hay palabras que calmen el dolor ni la pena, debe ser una situación muy complicada.
Lo único que puedo decirte es que cuentas con todo mi apoyo y me has dejado triste :(

un besazo

1:16 p. m.  
Blogger Vero Lostberry said...

Pasé por acá para dejar un abrazo

Chau

PD: De egoista nada

2:51 p. m.  
Blogger claudia_azocar_3@yahoo.com said...

Bueno me sumo a lo de egoísta nada, lo bueno es que veas que no todos somos tan felices y que sientas el dolor ajeno por que hoy muchos prefieren no involucrarse en el dolo ajeno, es mas fácil vivir rodeado de dicha que de dolor pero ambos son artes de la vida eso la hace sabrosa por que en la dicha y en el dolor aprendemos, cambiamos y nos hacemos grandes, muchas veces no comprendo por que este método tan cruel de aprendizaje pero es así, muchas cosas que no logramos comprender nos marcan la piel, nos hace fuerte, sensibles, mas humanos, un beso grande querido doc mucho abrazos y me encantaría invitarte a pasar la navidad a mi hogar, te tendré presente, para que vieras que todo en esta vida tiene dos caras, bechos muchos!!!!....

5:04 p. m.  
Blogger Artefacto said...

Paso a saludarte, estamos todos vulnerables, nada màs, un virtual abrazo...

9:23 a. m.  
Blogger  kotto said...

doc... el dolor no cega, no nos deja mirar para el lado...

es cierto mucha gente sufre cosas terribles... ni comparado con dolor que siente uno...

pero no por eso dejemos de vivir el duelo "nuestro duelo" , sé lo que sientes ... y por eso amigo mío le mando abrazo cariñoso en estos días tan dificiles para ti...

10:45 a. m.  
Blogger Claudia Canifru said...

He visto tu dolor y estoy impactada la verdad, porque antes siempre te manejabai súper hermético y el dolor te desarmó y te hizo demostrarte vulnerable, y de alguna manera, desnudo.

Lo bueno del dolor (en la forma que sea) es que sirve para crecer, y harto. Por lo menos es el aprendizaje que he tenido desde el dolor maricón, ese que no te deja respirar ni vivir en paz. Pero cuando todo eso pasa, se aprende.

Un abrazo y espero que esté decantando de a poco eso que duele tanto.

11:45 a. m.  
Blogger Palmoba said...

Pienso que cada uno uno de nosotros tiene su propio dolor y su derecho a el. No deberiamos hacer tantas comparaciones y menos en cosas de sentimiento.

Un animo y un burdo intento de consuelo al decirte que yo tambien me divorcie a los 28 años de un hombre con el que creci desde los 16, madure y del que hoy; tan solo 5 años después, no se, si vive o si sonrie o que hace...el me nego todo contacto.

Si duele, duele y buscar apoyo o consuelo es lo natural.

Lo ílogico es intentar ponernos una mascara de dureza que no sentimos, no tendríamos que escondernos tanto.

Quizás si no quisieramos enmascararnos sabriamos conocernos mejor, aprender de nuestro propio sufrimiento y quizás hacernos más fuerte.

Un abrazo

6:39 a. m.  
Blogger lulu said...

Que triste, Dr. Blood, y que coincidencia a la vez, yo estoy en la misma recuperándome de 10 años de matrimonio, que se termnaron de un día para otro, que quiere que le diga arriba el ánimo y bueno usted sabe que siempre voy a ser su eterna admiradora, como sabe si en una de esas cuando nuestros corazones esten en mejores condiciones podemos conocernos. un besito grande. Lulu

3:45 p. m.  
Blogger Andrea Garcia Donoso said...

Es bueno que te dieras cuenta de que no posees el monopolio del dolor, a veces cuando sufrimos, queremos ser todo mimados, y no siempre se puede, o estamos siendo egoístas, porque manifestamos el lado pueril de nuestro niño interno. Estas empezando a mostrar el lado tierno del niño interno, dándote cuenta de que puedes compartir con otros lo que te pasa, y acompañar para recibir en un viceversa.
Me gustó mucho más este lado del cassete, y comento aunque no me mates por no comentar, por último homemade y todo el cover está re bueno.
Abrazos!

11:12 p. m.  
Blogger Mary Lovecraft said...

Querido Jorge, parece que ésta tan importante experiencia en tu vida está empezando a dar frutos. Y es que reconocer que tal vez fuiste egoísta en ese momento tan crucial por sólo ver tu dolor (por otra parte de lo más normal y lógico sentir ésto en ese momento preciso)hace que por fin pases a otra etapa del proceso: ésta la que acabas de describir precisamente, el hecho de ser consciente de que en la misma situación tuya, similar o incluso peor, hubo, hay y habrá más personas, y que todas salen de ese agujero negro en el que te creíste abocado para toda la eternidad.
Y es que en eso consiste la vida, en levantarse a cada caída para aparecer más fortalecido. Es algo que debemos a esos a los que dejamos atrás en el juego y pudieron quedar también dañados. Es eso que nos debemos a nosotros mismos.

Al menos yo lo veo así...y lo sentí así.

Un beso grande, y adelante, siempre hacia adelante.

:)

2:02 p. m.  
Blogger Mary Lovecraft said...

ay y bueno, decirte que comparto el punto de vista de Palmoba 100%

2:04 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home