sábado, mayo 06, 2006

Estoy aburrido III: Casi círculo

sí, enterrado muy profundo
hasta el cuello y más allá del cuello
se siente raro estar rodeado por todos lados
por esta tierra húmeda que bloquea los sentidos
que más que tierra parece un traje a la medida perfecta
que se amolda a todos aquellos recovecos y sinuosidades
que la anatomía humana dibuja tras años de ensayo y error
probando qué puede ser mejor para nuestra lenta evolución
que ahora parece involución más que esto que fuere ideado
por el Arquitecto Universal a quien hoy casi no recordamos
salvo cuando tratamos de pedir algo que ansiamos merecer
pero que nuestros actos confirman que está a varios lustros
de nuestro mísero estado actual de merecimiento en vidas
pues no hemos sido capaces de cumplir de algún modo
con el requerimiento mínimo que se nos ha encargado
y que no pasa de ser el cuidar esto que nos dieron
como casa para la posteridad de nosotros y de
aquellos que vienen tras de nosotros;
y debí estar enterrado hasta morir
para darme cuenta de esto

Rebuzno de turno: Norwegian wood de The Beatles. Saludos sangrientos...


Powered by Castpost

Etiquetas:

5 Comments:

Blogger Unmasked (sin caretas) said...

que hace, no pude escuchar bien la cancion, una pena.

Sabia que lo encontraria a esta hora por aqui, doctor muerte, usted siempre tan metodico y prolijo como un cirujano...

Hay un gran egoismo en el tema de cuidar nuestra tierra, aquellos que sustentan el poder no estan pensando en sus hijos ni sus nietos, solo en sus bolsillos y como explotar a la madre naturaleza

Bueno, le mando un beso sangriento, diurno, y de fin de semana


Petra de dia

1:41 p. m.  
Blogger Pancha said...

Nos cuesta asumir lo perecedero... porque así como no cuidamos la tierra, nos preocupamos de cuidar con mayor ahinco el envase que nos regalaron y que dura menos que la milésima parte de la vida de la Tierra... un abrazo doc Muerte

2:30 p. m.  
Blogger Criatura Nocturna said...

Excelente legado: devastación, muerte y enfermedades.
Y ya se está cosechando.

Saludos brumosos desde esta capa de smog.

7:11 p. m.  
Blogger juan pablo ortiz said...

La codicia del hombre no tiene límites, y eso lo vemos hacia donde dirijamos nuestros ojos. Tanto olor a muerte circulando por ahí disfrazado en traje de progreso o de evolución.
Saludos Doc., y es de esperar que algún freno podamos poner a este asunto.
Recibo su idea de una torobayo por ahí (claro que esta vez espero y no inicio).

5:20 p. m.  
Blogger Mentacalida said...

la vida siempre termina en eso:
Ensayo y error y ahi vamos de nuevo.

un abrazo

menta

2:54 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home