domingo, agosto 03, 2008

¿Qué sientes?

xtraño título para un tema recurrente en mí. Pero dado que a cada rato me encuentro con el mismo asunto es que volveré de nuevo sobre lo mismo.


La mente humana es una herramienta extremadamente compleja, capaz de hacer infinidad de cosas a la vez, mientras se preocupa de mantenernos vivos (cosa de la cual no somos conscientes, a menos que alguno de ustedes esté pensando en este momento en seguir respirando o en mantener los latidos de su corazón). Dicha complejidad lleva a que nuestras ideas sean únicas e individuales, y que el modo en que las manifestamos también lo sea (no es raro que cinco personas pidan perdón de cinco modos distintos). Esto es cierto en todas las actividades humanas, y es más notorio en las manifestaciones artísticas.

El arte es un medio de expresión de los sentimientos de cada persona, nada más (pero tampoco nada menos). Es así como algunas personas pueden decir “te quiero”, “te odio”, “estoy aburrido” o lo que sea con una pintura, un poema, una canción, una fotografía. Y aquí viene el punto conflictivo, desde el punto de vista del que está apreciando la creación: ¿qué quiso decir?

Cuando estamos leyendo una receta de cocina y en la lista de ingredientes dice “una cucharada sopera” todos sabemos que se debe medir con la cuchara de sopa y no con la de té (a menos que no tengamos clara la diferencia), es decir, estamos frente a una medida concreta; esto, en el arte, no existe. Desde mi punto de vista las manifestaciones artísticas nacen del artista, pero no significan lo que él quiere sentir, sino lo que el receptor quiere.

Muchos podrán decir que las obras se interpretan según el entorno del artista en el tiempo de la creación, y ello permite aclarar las dudas que nos dejan ciertas creaciones en un primer momento. Ello es cierto, si es que estamos estudiando el arte. Pero aquel que pasa frente a una estatua en la calle de formas desconocidas y de un autor del que nada sabe, simplemente dirá “me gusta” o “no me gusta” dependiendo del momento en que la aprecie.

Esa es mi percepción, pues no soy artista ni licenciado en arte. Los invito de ahora en adelante a dejar de ser jueces de lo que aprecian, pues nadie tiene tal capacidad de discernir entre tanta locura suelta en este mundo. No analicen para concluir que lo que aprecian es bueno o es malo, sientan para concluir: me gusta o no me gusta. Saludos sangrientos.

Etiquetas:

6 Comments:

Blogger Lafaln said...

En la diversidad está el gusto, dicen... hay varias cosas interesantes en esta entrada, lo principar es leer lo que todos sabemos pero que algunos, con una soberbia enorme, olvidan.
Pero tampoco hay que perder de vista que la mente es caprichosa y genera ciertas patologías como las crisi de angustia, donde mantener los latidos del corazón y una respiración fluida, se convierta en una constante.
Con respecto a la cuchara sopera... estamos claros, pero es una cucharada siopera rasa o hasta las mismísimas hueas?
Ahora me cuestiono qué es arte. Sé que en el diccionario tiene una definición y deben ser muy pocas personas quienes leen su significado. Todo es asumido por la herencia transmitida de personas que nos dice qué es arte y que no lo es. Pensando en lo cómoda que es la gente ¿Para qué buscar su significado si ya me lo han dicho?
Creo que el arte no existe, nosotros lo convertimos en tal o lo separamos de éste.
Para mi el artista es un ser despreciable, no así un buen músico o un buen pintor, bailarín y miles de etcéteras. Ahí radica mi "me gusta" o "no me gusta".
Quién es artista? no lo sé. A veces lo es Mario Guerrero, otras Luli, no sé.
Pero como dijo Nietzsche "Los hechos (cambiemos hechos por arte?) no existen, sólo las interpretaciones"
Y siguiendo con la temática objetiva de tu solucitud: me gustó esta entrada
Saludos.

7:12 p. m.  
Blogger Rockerilla Blackmore said...

¡En esa!
por eso mismo también me la paso discutiendo con algunos profes argumentando que la Objetividad está en crisis o más bien, que nunca existió.

Por todas las razones que planteaste, por las que yo les di a ellos y por las que restan, te encuentro absolutamente toda la razón.

Y bueno, yo lo siento todo... quizás eso también va en el tipo de persona, yo todo lo asocio con la música, con alguna melodía o en otros casos con los sabores...

Me acabo de distraer... iba a decirte algo, pero se me fue.
Bueno, ahí está la excusa, si me acuerdo regreso, sino, también volveré.

Chaito, chaote.

8:40 p. m.  
Blogger BUDOKAN said...

Yo también me sumo a tu opinión y creon que la objetividad casi no existe. Saludos!

10:10 p. m.  
Blogger Bitter said...

Una nueva versión de "El arte está en el ojo de quien lo ve", aaah vieja discusión, pero me quedo con tu reflexión final, "el arte se siente" en eso no tengo ninguna duda.

3:52 p. m.  
Blogger Pamela said...

plop.-

7:23 p. m.  
Blogger Vero Adolescente said...

Super, me gustan muchos este tipo de post que invitan a la tolerancia. Y no sólo en el arte, en todo tipo de expresión los gustos y sensaciones son variadas.
Concuerdo absolutamente en que nada es bueno o malo, todo depende del cristal con que se mire.

Besos.

1:23 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home